La Memoria Democrática en Córdoba

28-05-08_memoria_historicaArtículo de Luis Naranjo Cordobés Presidente del Foro por la Memoria de Córdoba. Publicado en el Diario Córdoba el día 16 de octubre de 2015.

Han pasado más de cuatro meses desde que el nuevo gobierno municipal de izquierdas tomó posesión en el Ayuntamiento de nuestra ciudad. Siendo conscientes de los muchos retos y compromisos con la ciudadanía cordobesa a los que debe responder con urgencia la nueva corporación, no podemos seguir olvidando el deber democrático de reparar eficazmente y sin más demora la memoria de las víctimas del franquismo. Estas son las tareas necesarias y ya inaplazables para avanzar en este sentido:

1.- En marzo de 2011 el Ayuntamiento de Córdoba inauguró, con la colaboración del Foro por la Memoria de Córdoba, el primer sendero en Andalucía dedicado a recuperar la Memoria Histórica de la resistencia armada antifranquista. Dicho sendero parte de la aldea de Santa María de Trassierra, declarada oficialmente por la Junta de Andalucía como Lugar de Memoria Democrática el 8 de junio de 2014, lo que conlleva la obligación del municipio cordobés de proteger y mantener este espacio. Actualmente el camino, tanto en su recorrido peatonal como en el que transcurre por carretera, se encuentra en un estado de absoluto abandono, con los paneles deteriorados y la senda intransitable. Nuestro Ayuntamiento debe poner en valor tanto el Lugar de Memoria como el itinerario dedicado a la guerrilla antifranquista, lo que supondría incluir esta oferta senderista, como parte del patrimonio socionatural del municipio, en la red de senderos por espacios naturales que se proponen y gestionan desde la correspondiente área municipal.

2.- Solicitar formalmente a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía la señalización como Lugar de Memoria Democrática de la vieja cárcel de Córdoba, e incluirla como tal en el Catálogo oficial de Lugares de Memoria de Andalucía. Una vez declarada Lugar de Memoria, podría plantearse un convenio de colaboración con la Consejería de Cultura, la Universidad de Córdoba y la Diputación Provincial, para establecer en ese espacio un centro de interpretación sobre la resistencia popular al franquismo y la represión laboral, policial y judicial que ejerció la dictadura.

3.- Un ayuntamiento democrático no debe seguir tolerando por más tiempo la existencia de símbolos de exaltación de la dictadura en nuestras calles o edificios de titularidad o uso público, por una simple cuestión de respeto a las víctimas y sus descendientes. En consecuencia, ningún nombre vinculado a la sublevación militar o a la dictadura puede mantenerse en el callejero, y los escudos o placas que aún persisten en lugares como la Mezquita Catedral o la Cámara de Comercio deberían ser retirados.

4.- Promover la firma de un convenio de colaboración con la Consejería de Cultura y la Universidad de Córdoba para la creación de un banco de ADN de los familiares de víctimas del franquismo que aun siguen sepultadas en las fosas comunes de los cementerios de San Rafael y de la Salud, con vistas a la futura exhumación e identificación de los restos. Con carácter inmediato, se requiere la limpieza y dignificación del espacio funerario en que se encuentran las fosas comunes.

5.- Por último, debe aplicarse el acuerdo tomado por la anterior Corporación Municipal en la Declaración Institucional de 22 de enero de 2015, para instalar en la Glorieta de Nüremberg una placa en conmemoración de los 236 cordobeses asesinados en los campos de exterminio nazis, y dar traslado de la ejecución de este acuerdo al Ayuntamiento de la Ciudad Hermanada de Nüremberg.

Todas estas medidas pueden emprenderse con muy pocos recursos humanos y económicos, apoyándose en todo el movimiento memorialista de nuestra ciudad, desde la necesaria unidad de acción. Se trata fundamentalmente de pasar de las palabras a los hechos, de ejercer la voluntad política para que las víctimas del franquismo dejen de sentirse desamparadas por parte de los poderes públicos democráticos por cuya restauración perdieron en muchos casos la libertad o la vida.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *