FRANCISCO MORENO GOMEZ,HISTORIADOR Y ESCRITOR CORDOBÉS NOS ILUSTRA SOBRE LOS BOMBARDEOS EN CÓRDOBA DURANTE LA GUERRA CIVIL..

ENTRE LA OBSTINACIÓN, LA CONTUMACIA Y LA FALTA DE COMPASIÓN

El teniente coronel Patricio Hidalgo se afana, desde hace tiempo, en recordarnos los bombardeos republicanos sobre Córdoba capital. Este hecho, en sí, no supone nada reprochable, sino todo lo contrario, si se pretende un avance en el conocimiento. Sin embargo, en tal estudio subyacen claras posiciones, digamos complacientes y respetuosas con lo que supuso el franquismo, posiciones que se alimentan en la órbita de la hostilidad contra la memoria histórica (la contra-memoria), en la que militan las derechas españolas, la Iglesia y, por supuesto, veo que tampoco faltan en ello los militares. De ninguno de ellos he oído jamás que apoye la reivindicación de la memoria histórica de los vencidos, es decir, los demócratas. Son las correosas lealtades con el pasado. En este sentido, el teniente coronel Patricio Hidalgo cumple perfectamente su papel, de manera muy diplomática, eso sí, digamos sinuosa. La falta de espíritu crítico contra la perversidad del golpe militar del 18 de julio anida en cada página de los llamados “historiadores militares”.
En realidad, las derechas españolas no nos están dejando recordar en paz, o dicho de otra manera: nos están amargando la memoria, totalmente justa y noble por otra parte, cuando la memoria de ellos nunca les fue amargada. Cuando llegó la Democracia española de 1977, era normal y exigible que esa Democracia (Los historiadores de la Democracia) reivindicara a sus víctimas, arrasadas bajo el golpe militar de 1936. Es lógico, y no podía ser de otra manera, que la Democracia actual se centrara en el censo y en el homenaje a los demócratas caídos, sin que esa predilección suponga ningún desprecio a “los otros”. Negarse a esa reivindicación es, sencillamente, no ser demócrata o serlo sólo de boquilla.
Cuando la Democracia empezó a estudiar la gran represión franquista, las derechas irredentas, sin ninguna compasión, se nos comenzaron a echar encima, ahora mucho más que antes, cuando han recuperado su antigua fuerza. Siempre que se dieron cifras del genocidio franquista, se nos echaba a la cara, y se nos echa, la matanza de Paracuellos, cuando estas 2.500 víctimas (cito de memoria), respetables por supuesto, son menos de la cuarta parte de lo que el franquismo se llevó por delante, por ejemplo en Córdoba. No digamos en Sevilla, Badajoz, etc., etc. Y cuando abundamos, científica e historiográficamente, en el horror del genocidio franquista, vienen los historiadores militares, y otros, echándonos en cara los bombardeos republicanos, cuando todo estudioso sabe que no tienen ni punto de comparación con los bombardeos franquistas, dotados de toda la maquinaria destructiva del fascismo internacional (Italia y Alemania). No existe el menor punto de comparación. Entonces, ¿a qué viene tanta obstinación despiadada desde los militantes de la contra-memoria?
No es ni más ni menos que la estrategia de la equiparación, para ocultar la propia criminalidad. Echando mano de la falacia del “todos fueron iguales” o “Ambos hicieron lo mismo”, se entra en la pendiente del “tú más”, se oculta la propia criminalidad golpista del 18 de julio, se siembra la confusión y se impide que los ciudadanos puedan conocer la verdad. Estos mecanismos del “todos fueron iguales” y el “tú más” se están usando hoy hasta la saciedad en el panorama nacional. Es un viejo y burdo mecanismo en manos de los intoxicadores.
Pero hay más. No lucharon dos bandos, como yerra Patricio Hidalgo, sino que luchó un Gobierno contra una rebelión. Los rebeldes sí que eran un bando, una facción; pero un Gobierno nunca es un bando. Es un Gobierno constitucional, como fue el caso. Esto es una verdad de Pero Grullo, que lleva a lo siguiente: Qué sólo un Gobierno tiene la licitud del uso de la violencia o coerción, y por tanto tenía el derecho y el deber de reprimir la rebelión, con los medios coactivos a su alcance.
Las falacias que utiliza Patricio Hidalgo respecto a los bombardeos republicanos de Córdoba capital son inconsistentes y carecen de rigor. El Gobierno legal de la República, en sus bombardeos dispersos sobre Córdoba, causó, durante toda la guerra, menos víctimas (unas 150, grosso modo), que las que perpetró Queipo de Llano en un solo día (1-4-1937) en la ciudad de Jaén (155). La comparación resulta impresionante: lo ocurrido durante toda la guerra contra lo ocurrido en un solo día en Jaén. Esto fue el franquismo: una capacidad destructiva inimaginable en la República. ¿Por qué tanta sensibilidad ante los dispersos bombardeos republicanos de Córdoba, y no ante la gran masacre de los militares en esta capital, con 4.000 asesinados? En la Historia, o se pondera todo, o el juego es sucio.
Por si desfilaban pocos insidiosos en la cofradía de la contra-memoria, últimamente salió otro en la ciudad de Cabra, con la ocurrencia de que “Cabra es la Guernika del Sur”, con nulo respeto al Sur (por ejemplo, a la Málaga mártir), o a Guernika, masacrada por la delegación de Franco a los nazis. No se puede hablar de Cabra con tanta ligereza y falta de rigor y falta de conocimiento de lo que ocurría en 1938 en las trincheras cordobesas. Durante todo 1938 la aviación franquista castigó sin piedad todos los pueblos de Los Pedroches. En Pozoblanco, un bombardeo en la puerta del refugio causó gran mortandad (23-11-38), y entre otros desastres, el del 23 de diciembre en la misma localidad, con muchos muertos y 35 edificios destruidos. En total, durante la guerra, los franquistas derrumbaron en Pozoblanco más de 600 edificios. La mayor desgracia humana de la Sierra fue la de El Viso, el día de navidad de 1938, con 80 muertos por la aviación franquista, también a la puerta del refugio de la plaza.
Ante los desmanes de la aviación franquista en el Norte de Córdoba, la República decidió actuar. El 28 de octubre bombardeó Aguilar (un muerto) y Baena (10 muertos). Y el 7 de noviembre (1938) le tocó a Cabra. El hecho de que las bombas cayeron en el mercado originó gran mortandad: 107 víctimas. Todo lamentable, por supuesto. Pero igual de lamentable es el hecho que los filofranquistas callan: que en Cabra fueron asesinadas, fríamente, sin ningún motivo, 117 personas inocentes (109 en Cabra, y 8 en Córdoba), casi todas en 1936. ¿Por qué se está ocultando este crimen franquista en Cabra, y sólo se quiere hablar del bombardeo?
Este sectarismo les ha llevado a esa ocurrencia de considerar Cabra “la Guernika del Sur”, una auténtica boutade. Porque tenemos otra “Guernika” en Bujalance, donde el 20 de diciembre de 1936 las bombas franquistas causaron 100 muertos. ¿Por qué no hablamos, pues, de Bujalance? De todas formas, la “Guernika del Sur” es Málaga (febrero-1937), en la gran evacuación por la carretera de Almería. Ahí se mostró toda la capacidad destructiva del fascismo internacional, por tierra, mar y aire, no contra objetivos militares, sino contra la población civil fugitiva. Las víctimas se contaron por millares, tal vez 5.000. Esta matanza de evacuados indefensos fugitivos jamás la perpetró la República, jamás. Franco cometió este horror en muchos momentos de la guerra, como en el cierre de la bolsa de La Serena (Badajoz, julio-1938. Al menos 130 víctimas en Don Benito y Villanueva de la Serena), en la evacuación de Tarragona y en otros lugares.
¿Cuándo la República perpetró algo similar al gran castigo aéreo franquista sobre Madrid, en noviembre de 1936? O el gran castigo de Barcelona, durante toda la guerra. Entre el 13-2-1937 y el 25-1-1939, sufrió Barcelona 385 bombardeos, con 2.700 muertos, 7.000 heridos y 1.800 edificios destruidos (Barcelona sota les bombes, Santiago Alberti). ¿Cuándo la República democrática cometió barbaridades de este calibre? Por supuesto, el bombardeo franquista-alemán de Guernika (26-4-37, con 300 muertos y 271 edificios destruidos). Mucho peor que el de Guernika fue el bombardeo franquista-italiano de Alcañiz, el 3-3-1938, cuando 15 aviones italianos salidos de Logroño arrasaron esa ciudad, causando 500 muertos (José Mª Maldonado). Sin olvidar el bombardeo franquista-alemán de Almería (31-5-1937), con 31 muertos, 55 heridos y 35 edificios destruidos. En fin, esto sería un leve apunte, si queremos meternos en faena de lo que fueron los bombardeos de la guerra, y en la abismal diferencia entre las actuaciones de la República democrática y la actuación terrible del tripartito franquista-alemán-italiano. Sin punto de comparación. Y así fueron los hechos. Lo que no se puede es, manipuladoramente, meter palos en las ruedas de la Historia.
Y a estas alturas, por favor, que no nos hable el teniente coronel Patricio Hidalgo de “intereses políticos de por medio”, cuando se trabaja en pro de la memoria histórica. Y los que se oponen a la memoria histórica… ¿A qué intereses políticos obedecen? ¡Ya está bien! Porque nos van a hacer hablar sin pelos en la lengua.
Insiste Patricio Hidalgo en “la necesidad de recordar a las otras víctimas”… ¡Otra boutade! “Las otras víctimas”, las de los vencedores, han sido homenajeadas, recompensadas, condecoradas y enarboladas durante medio siglo en España… ¡Hombre, por favor, dejad que se honre la memoria de los vencidos, al menos un par de décadas! La obstinación les lleva a una falta absoluta de compasión y de sentido común. No son razonables. Ni demócratas tampoco. Se empeñan en ser protagonistas siempre: antes, con el franquismo, y ahora, con la Democracia.
Habla luego nuestro teniente coronel sobre “la sinrazón y el horror de nuestra guerra”. Pues que se aplique el cuento a los militares, que se sublevaron el 18 de julio, que se lanzaron a la gran aventura del golpe militar, irreflexivamente, sin reparar en las consecuencias. Si no hubieran incurrido en la rebelión, nada de esto estaríamos ahora lamentando. Claro que fue una “sinrazón” y un “horror”, no tanto la guerra, sino el golpe militar que la originó. Hable esto con sus compañeros del presente y del pasado: cuán peligroso es un golpe militar. Lo que no se puede es lanzar un golpe militar alegremente, pensando que les puede salir gratis. O prender un incendio, sin pensar que el fuego también puede quemar a los pirómanos.
Finalmente, el teniente coronel Patricio Hidalgo lanza una perversidad, aludiendo a “víctimas que antes de serlo fueron verdugos”. Esta insinuación es una miseria moral, porque él no tiene datos para afirmar tal cosa ni él puede entrar en supuestos delitos que ni siquiera, casi nunca, se pudieron demostrar fehacientemente en los consejos de guerra, por su falta absoluta de garantías. Esta maldad se la he leído también a un cura integrista de Badajoz, señor Martín Rubio, un manipulador de armas tomar. ¿Quiénes fueron los verdugos, señor Hidalgo? Situése en Córdoba capital, en Baena, en Palma del Río, etc., etc. Ahí encontrará a los grandes verdugos, a los grandes genocidas. Ocúpese de esos verdugos, que como mínimo, en Córdoba y provincia se llevaron por delante 11.582 personas (De mi próximo libro Trincheras de la República). Llevo investigando estos temas desde 1978, más de 35 años, que se dice pronto. Ello me permite aconsejar al señor Hidalgo que entre en los terrenos pantanosos de la Historia con más cuidado, con más libertad intelectual y con más respeto a la ciencia histórica. Evite las tentaciones justificadoras del franquismo, así como las complacencias insanas desde el punto de vista democrático. Y sobre todo: entren ya de una vez los militares en una visión crítica, lo más crítica posible, sobre el pasado golpista del 18 de julio, origen de todas las desgracias. Sobre todo: compasión con los vencidos, por favor. Y que nos dejen recordar en paz.

Francisco Moreno Gómez.

Historiador, desde 1978, de la Guerra Civil y del franquismo.

Esta entrada fue publicada en Actividades, Conferencias, Libros, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a FRANCISCO MORENO GOMEZ,HISTORIADOR Y ESCRITOR CORDOBÉS NOS ILUSTRA SOBRE LOS BOMBARDEOS EN CÓRDOBA DURANTE LA GUERRA CIVIL..

  1. jaume prat dijo:

    Soy un historiador gerundense que estoy interesado en contactar con el historiador francisco moreno gomez para poder consultarle si dispone de informació del campo de concentració de Cerro Murano (1939-40) (Córdoba), sobretodo si dispone de alguna fotografía y de su emplazamiento exacto.

    ¿Tienen ustedes alguna manera de contactar con él?

    Muchas gracias por adelantado
    jaume prat pratipons@hotmail.com 617.561.367

  2. tomas moreno jurado dijo:

    hola,soy nieto por las dos partes del sargento de milicias muerto en combate B. MORENO ,y del tambien teniente F.JURADO. asesinado cruelmente en Villafranca .nada mas terminar me gustaria en la medida de vuestras posibilidades poder contactar con el profesor F.Moreno Gomez ,estoy modestamente intentando recabar imformacion para dedicar un pequeño homenaje a PEDRO GARFIAS y rescatar del olvido a personas humildes y campesinas que dieron su vida por un justo ideal. defender su pais.sin mas un saludo y a vuestra disposicion. tomas moreno jurado.

  3. Andrés dijo:

    Hola, me gustaría saber sí entre los fusilados en Pozoblanco en 1939 había alguno nacido en Carboneras (Almería).

  4. Maria Teresa Mur Cañet dijo:

    Sr. Francisco Moreno ha sido para mi una enorme sorpresa encontrarlo.
    El mundo que vivimos es un mundo de casualidades.
    Tengo 55 años, en mi casa jamas se ha hablado de la guerra civil ni de la posguerra, aunque mi abuelo es un desaparecido repúblicano como tantos otros.
    Cuanto tenia uno 25 años empeze a hablar con mi padre, sobre mi abuelo, con mucho trabajo pude aberiguar que era un coronel republicano, que habia sido Alcalde de un pueblo de Salas Altas de la provincia de Barbastro-Huesca. Lo busque durante mucho tiempo, antes incluso de que surgieran aqui en Catalunya las primeras Asociaciones sobre la Memoria Historica a los vencidos.
    Lo busque incluso en Banyeres de Luchon un campo de concentración al sur de Francia, y nuestros estimados vecinos franceses, me remitierón unos documentos muy poco éticos, para poder cobrar un dinero, a la vez que me comunicarón que el campo de refugiados, habia sido arrasado por unas grandes inundaciones, habíendose perdido todos los archivos.
    Le escrito desde un pueblo de Girona, Llagostera, donde colabore con la Asociacion de la Memória histórica, honrando a muchas personas civiles, ajusticiadas por provenir de Lorca-Murcia, y otras muchas catalanas, únicamente porque La República habia establecido para los menos afortunados una serie de servicio, que siempre habia desempeñado los potentados del pueblo de Llagostera.

    Pero no ha sido esto lo que me ha hecho llegar hasta usted, sino un vecino de Villanueva de Córdoba, su hija de 82 años y sus nietos, me han encomendado que les solicite un Certificado de defunción del Sr. JOSE LARA GARCIA, que fue supuestamente, segun la sentencia sumarisima, el Sr. Lara era Presidente marxista-comunista en Villanueva de Cordoba y presento su candidatura para Diputado a Cortes (representando al partido comunista en el año 1934).

    Despues de tener una llamada teléfonica del Secretario de Villanueva de Cordoba, manifestandome que tenia dicha certificación de defunción y solicitandole yo los legajos de dicha defunción, me ha comunicado que no sabe donde puede encontrarlos. Me ha remitido a la Capitania General de Sevilla, para pode averiguar y obtener todo el sumario (JUZGADO MILITAR EVENTUAL Nº UNO DE LOS DE CORDOBA, SUMARISIMO Nº 27.475, del que es juez instructor el Tte. de Ingenieros D. Manuel Laso Sandoval, al Folio nº 24 Sentencia en Villanueva de Córdoba 13 dse marzo de 1940.)

    Estos datos son solo información de un hombre que murió por sus ideales y por el Gobierno establecido en esos momentos, LA REPUBLICA.
    Existen tantas y tantas personas anónimas, que lucharón por una España mejor, y que han sido olvidadas, o que solamente estan en el recuerdo de sus familiares.

    Debo decirle, que durante la época en la cual nuestra infantil constitución empezaba ha andar, dando tropiezos, oyendo a través de la televisión los atentados terroristas eta, contra nuestra democracia, y cuando todos los políticos de ideas dispares, se llenaban la boca llamandose DEMOCRATAS, yo pregunto ¿DONDE ESTAN ESTOS DEMOCRATAS?, que no han tenido en consideración a ninguna persona republicana, civil o militar que participarón en la lucha para que nosotros pudieramos tener una vida mejor.
    ¿porque muchas hijas, hijo, han fallecido sin poder ver la anulacion de los Sumarios-Sumarisimos Militares, que como muy bien dice usted, no tenian ninguna garantia legal?.
    Creo sinceramente que debemos estar juntos, TODA LA ESPAÑA REPUBLICANA, no importa que sea norte, el sur, el este o el oeste ( ANDALUCIA, CATALUÑA, EL PAIS VASCO, GALICIA, MADRID…), ya que si no luchamos juntos JAMAS GANAREMOS ESTA GUERRA DE RECONOCIMIENTO, DE HONORABILIDAD, HACIA TODAS Y CADA UNA DE LAS PERSONAS MUERTA O VIVAS, QUE LUCHARON PARA CONSEGUIR UNA ESPAÑA MEJOR.

    Estoy dispuesta a leer sus libros, con todo el cariño, y toda la templanza que mi corazón me permita.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *